5 razones por las que tu primer coche eléctrico será por suscripción

Lo has visto en todos los telediarios y lo habrás leído ya 20 veces: la Comisión Europea ha propuesto en un paquete de medidas denominado “Fit for 55” que para el año 2035 las emisiones de los vehículos nuevos sean igual a cero, lo cual equivale a obligar a que todos los vehículos vendidos a partir de esa fecha sean 100% eléctricos.

No te alarmes ni entres en pánico; faltan 14 años. No sé si te acuerdas de los coches que veías por las carreteras hace 14 años: prácticamente todos eran diesel y no había casi SUV. ¿Te habrías creído la situación actual, con SUV gasolina e híbridos poblando nuestras carreteras, si te la cuentan en 2007?

Sabemos que tienes en la cabeza muchas barreras antes de lanzarte al vehículo eléctrico, y por eso queremos tranquilizarte y darte 5 razones por las que el coche por suscripción es la solución ideal para iniciarte en el coche eléctrico de forma sencilla y sin traumas:

1. Te ahorras un buen dinero

El coste medio de un coche eléctrico respecto a su equivalente gasolina (incluyendo las ayudas de los planes de incentivos) se sitúa en 6.600 euros más, según la consultora MSI. Algunos estudios vaticinan que para 2026 el coste de los coches eléctricos será igual, pero ¿qué hago hasta entonces? Suscribirte mes a mes a un coche eléctrico, diluyendo de esa forma la diferencia de coste y sabiendo que, si cambias de decisión o consideras que te interesa más otro coche con otro sistema de propulsión, puedes cambiarlo o darte de baja sin dar explicaciones.

2. ¿Incertidumbre? ¿No sabes por qué tecnología apostar? Con el coche por suscripción cambias cuando quieras

¿Será la tecnología actual la que predomine en 2035? ¿Será el coche de hidrógeno? ¿Es mejor apostar por los híbridos enchufables? La compra de un vehículo en este contexto entraña un gran riesgo, máxime cuando los precios de los vehículos electrificados son bastante más elevados. Si te suscribes a un coche eléctrico sabes que puedes ir adaptando la tecnología de tu coche a la más adecuada para el momento. Si en este momento un híbrido se adapta mejor a tu día a día, empieza por un híbrido, que ya cambiarás tu suscripción a un eléctrico 100% cuando así lo necesites.

3. Con etiqueta 0 aparcas sin preocupaciones

Hay quien ve un problema en el hecho de cambiar asiduamente de coche para obtener la tarjeta de residente y aparcar en las zonas reguladas a un precio asequible. Elimina esa X de la ecuación: en la práctica totalidad de las localidades españolas los vehículos con etiqueta 0 de la DGT (eléctricos e híbridos enchufables) no pagan por aparcar. Cambia de vehículo eléctrico cuando lo necesites y aparca donde te dé la gana …menos en la acera y en segunda fila, por favor.

4. La recarga ya está dejando de ser un problema

“Es que, si no me lo compro, no me va a valer la pena instalar un cargador en casa”. Tú mismo, pero además de que los precios de los cargadores están bajando y ya los tienes disponibles por 500 euros, seguro que ya no hay un centro comercial sin plazas especiales para recargar tu coche mientras haces la compra, comes o vas al cine. También debes tener en cuenta que Tesla acaba de anunciar que va a abrir su red de cargadores a otros coches eléctricos, o que la Unión Europea, paralelamente al anuncio que te contábamos en el primer párrafo de esta entrada, ha dicho que obligará a instalar cargadores cada 60 kilómetros. Así que podemos ir borrando el problema de la recarga de la lista de “contras”.

5. Me suscribo sólo cuando lo necesito

Posiblemente tú tienes claro que necesitas un coche eléctrico para ir a trabajar, pero en verano (o incluso en enero para ir a esquiar) quieres un coche más grande y con más autonomía. El coche por suscripción es flexibilidad y si apuestas por un coche eléctrico no tienes por qué hacerlo los 12 meses del año. Cada mes puedes acudir al catálogo Cardive, ver lo que hay disponible y lo que mejor se adapta a tus necesidades y cambiar, sin dar explicaciones a nadie.