Expatriado, esta es la fórmula más sencilla para disfrutar del coche que necesitas

Te acaban de trasladar a Madrid y no sabes ni por dónde empezar: casa nueva, colegios, trámites, papeleos… ¡y el coche! Lo más probable es que tu empresa se ocupe de eso, pero no es descartable que tarde unas semanas o incluso meses en tener listo tu coche. O puede que tu empresa sea super-resolutiva y lo tengas disponible nada más aterrizar, pero la realidad es que tu pareja también necesita una solución de movilidad. Hay una frase que da respuesta a todos estos casos: Suscríbete a tu próximo coche en Cardive.

Y es que en el mundo de los expatriados hay muchas dudas y pocas certezas. ¿Qué barrio es el mejor para vivir? ¿Nos vamos a vivir cerca de la oficina, del colegio o en el centro? ¿Cuánto tiempo voy a vivir en este país? En estos casos se necesitan soluciones eficaces y flexibles que se ajusten a nuestras necesidades. Necesitas conseguir de forma rápida y sencilla un coche con el que moverte. Con Cardive eliminas los arduos papeleos para comprar un coche, tienes toda la flexibilidad que necesitas para cambiar de coche mes a mes o incluso darte de baja si vas a dejar de usarlo.

Para un expatriado no hay forma más fácil de tener coche. El coche por suscripción funciona de manera muy similar a otras suscripciones a las que ya estás acostumbrado, como Amazon o Netflix. En un proceso 100% digital te das de alta, echas un vistazo a los coches disponibles en el catálogo, eliges el que más te gusta, pagas tu cuota mensual y pista. Y sin límite de kilómetros porque, ya que vas a vivir un tiempo en España, que menos que recorrerte su geografía y conocer La Alhambra de Granada, la Concha de San Sebastián o ir a Valencia a tomarte una paella "de las de verdad".

El expatriado no quiere comprar coche. Necesita flexibilidad y soluciones a medida

El expatriado no quiere comprar coche: no sabe qué impuestos son necesarios, no tiene taller de confianza, no domina el idioma y se le abren las carnes cuando piensa que dentro de dos años podría tener que estar vendiendo el coche porque le envían a Londres. El renting tampoco es para él, porque le obligan a comprometerse durante tres o cuatro años. Necesita flexibilidad y soluciones a medida.

Eso es Cardive. Hacer la vida más fácil. Porque ya tenemos bastantes complicaciones en nuestra vida laboral y personal como para tener que preocuparnos en un país extraño del mantenimiento, del seguro, de buscar un vehículo de sustitución si tuvieras cualquier problema… Con el coche por suscripción el expatriado puede olvidarse de todo eso y pensar sólo en disfrutar de su próximo coche. Porque en Cardive no nos importa ni cómo ni cuánto disfrutas del coche. Es como si fuera tuyo, pero liberándote de la propiedad. ¡Mola! Cool! Super!