¿Cómo no va a triunfar el coche por suscripción si hasta existe la croqueta por suscripción?

¿Existe algún alimento más popular en España que la croqueta? La paella y la tortilla de patata son nuestros embajadores más ilustres, pero ojo con las croquetas que, por supuesto, como las de tu abuela no hay otras iguales. Recientemente, cuando entregábamos a un cliente satisfecho de Cardive su flamante nuevo coche por suscripción, nos decía: ¿Cómo no va a triunfar en España el coche por suscripción si hasta ya existe un servicio de croquetas por suscripción?

No te engañamos; no nos terminábamos de creer que fuera cierto, así que acudimos a "San Google" y nos encontramos que así es: la web de la conocida marca “La Cocreta” ofrece un servicio de suscripción gracias al cual por unos 35 euros mensuales recibes en tu casa tres cajas de 24 unidades cada una con los cuatro sabores que más te gustan.

Pero es que la croqueta por suscripción no es el ejemplo más raro: accesorios para mascotas, golosinas japonesas, réplicas de cartas famosas, monedas y billetes exóticos… Aunque te parezca increíble, todos estos objetos tienen una oferta por suscripción por la que, por una cuota fija mensual, te hacen llegar a tu casa una selección de estos objetos.

En el terreno del coche lo vemos más claro. Porque desde hace tiempo ya nos suscribimos a Amazon Prime o a Netflix y por eso entendemos que, por una cuota fija, empresas como Cardive nos ponen a nuestra disposición un coche con todo incluido: seguro, mantenimiento, impuestos… Y la característica principal del coche por suscripción (igual que con cualquier otro servicio por suscripción) es que cuando dejamos de quererlo o necesitarlo, te puedes dar de baja sin dar más explicaciones. Si no existe esta ventaja, que no te engañen, entonces es un renting en el que te obligan a una permanencia mínima y acabas siendo esclavo de tus decisiones por un tiempo determinado.

Otro elemento fundamental para que sientas el coche como tuyo es que puedas hacer los kilómetros que quieras. Que te vas a pasar el fin de semana a Galicia; la cuota es la misma. Que en verano vas y vienes todos los días a la oficina desde la casa de la sierra; la cuota es la misma. Porque Cardive entiende que utilizar un coche como si fuese tuyo es poder darle el mismo uso que el tuyo.

Y ya que estamos, como premio por haber llegado al final de esta entrada, y a pesar del nombre de la web que hemos comentado, vamos a desmontar el gran mito de las croquetas: no, la RAE nunca ha aceptado como válida la palabra cocreta para nombrar esa porción de masa, generalmente redonda u ovalada, hecha con un picadillo de jamón, carne, pescado, huevo u otros ingredientes, que, ligada con besamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante. Eso siempre ha sido CROQUETA (aunque esta empresa de la que hablamos juegue de forma astuta con ese equívoco) y el coche por suscripción, CARDIVE. Como decía aquel anuncio, las cosas claras y el chocolate, espeso.