Del coche por suscripción al equipamiento por suscripción

El modelo suscripcional continua su imparable ascenso, llegando cada vez a más ámbitos y ofreciendo nuevas formas de consumo que hasta ahora ni nos habíamos imaginado. Aunque esta nueva propuesta tiene mucho que ver con los coches, hoy no te vamos a hablar del coche por suscripción, sino de lo último de Mercedes (y no sólo Mercedes, como verás más adelante), que está dando mucho que hablar: el equipamiento por suscripción.

El EQS es la primera berlina de lujo con propulsión eléctrica por batería de Mercedes-EQ. Porque ya estamos acostumbrados a ver muchos coches pequeños y SUV eléctricos, pero a esas grandes berlinas de lujo, las de toda la vida, la electrificación estaba tardando un poco más en llegar. Este Mercedes EQS promete satisfacer con creces las necesidades de quien optaba hasta ahora por un Clase S (unos 5,2 metros de longitud), con una autonomía de hasta 780 kilómetros y una potencia de hasta 385 kW (que equivalen a 516 CV).

Pero el EQS no merece espacio en este blog por sus maravillosas prestaciones y equipamiento premium, que como buen Mercedes los tiene, sino por una novedad que en la marca alemana han venido a llamar actualizaciones “Over-the-Air”, OTA para los amigos. Y citamos textualmente la nota de prensa de la marca:

El EQS es el primer automóvil de Mercedes-Benz que brinda la posibilidad de activar a posteriori funciones completamente nuevas en diversos sectores utilizando actualizaciones «Over-the-Air» (OTA). […] será posible habilitar la dirección del eje trasero para operar con el mayor ángulo de orientación de las ruedas de 10° en los vehículos producidos a partir de comienzos de 2022. Junto a la compra clásica de funciones individuales está previsto también ofrecer suscripciones, activaciones temporales y fases gratuitas de prueba”.

Equipamiento extra que, en principcio, está desactivado

Traducido al castellano, esto significa que cuando te compras el coche, este incluye un equipamiento extra (en este caso, un mayor ángulo de giro de las ruedas traseras) que, si no lo contratas desde el inicio, permanecerá desactivado, pero podrás disfrutar de él en el futuro mediante una suscripción, siendo activado en remoto.

Este salto del coche por suscripción al equipamiento por suscripción no es nuevo de este Mercedes EQS. Audi denomina “Functions on demand” a equipamientos relacionados con los sistemas de iluminación, asistencia a la conducción e infotainment que se pueden solicitar con total flexibilidad, en periodos de entre uno a seis meses, de uno a cuatro años o hasta toda la vida del vehículo, incluso después de la compra.

Estas “Functions on demand” están disponibles para todos los modelos eléctricos e-tron de la marca de los cuatro aros. La reserva y el pago se gestionan a través de la app o el portal myAudi. Tras completar la reserva, Audi envía un paquete de datos al vehículo a través de la red móvil y la función elegida queda habilitada y disponible desde la próxima vez que se ponga en marcha el coche.

No sabemos si el equipamiento por suscripción terminará por imponerse, si es sólo un experimento-sonda para valorar la respuesta del consumidor o si será algo propio de los modelos más premium de las marcas más exclusivas.

Lo que sí sabemos es que el consumo de música o de películas y series cada vez está más ligado al sistema por suscripción, y que hay estudios que aventuran que en 10 años el coche por suscripción representará casi el 70% de los coches nuevos puestos en la carretera. Porque los consumidores cada vez demandamos más flexibilidad a la hora de disfrutar de determinados servicios y que los mismos se adapten a nuestras necesidades y no al revés.