Del renting para particulares al coche por suscripción

Este 2021 está suponiendo la consolidación del renting para particulares y, dándole una vuelta de tuerca, el paso del renting para particulares al coche por suscripción. En un contexto de claro descenso en el número de matriculaciones de coches, el renting para particulares está suponiendo la tabla de salvación del sector. La flexibilidad, la certeza de tener una cuota en la que están incluidos gastos como el mantenimiento, los impuestos o el seguro son las principales razones por las que el conductor español cada vez más apuesta por esta alternativa.

Casi el 16% de las operaciones de renting que se cerraron durante el primer trimestre de 2021 fueron directamente para particulares, lo que supone un incremento de 2 puntos respecto al año anterior. Si lo llevamos a números absolutos, fueron hasta 23.000 los coches nuevos que se pusieron en las carreteras españolas bajo esta nueva forma flexible de disfrutar de un coche nuevo.

Podemos decir que una parte importante de la sociedad española ya tiene claro que quiere un coche nuevo, con las últimas tecnologías en materia de seguridad, más respetuoso con el entorno, pero que no lo quiere en propiedad. Ahora estamos asistiendo al siguiente paso, y es que el cliente también demanda mayor flexibilidad en cuanto a permanencia se refiere y también, por qué no, en materia de kilometraje. Este nuevo paso se llama coche por suscripción.

Flexibilidad es poder cambiar de coche cuando lo necesites o te apetezca

El coche por suscripción recoge las grandes ventajas de los renting más flexibles y le añade la flexibilidad que el usuario está demandando. Porque en Cardive consideramos que no podríamos proponerte suscribirte a tu próximo coche para que los disfrutes como si fuese tuyo y luego decirte que no puedes ir todos los meses a la casa de la playa o a ver a tus padres a Galicia. En Cardive te suscribes al coche que mejor te venga y sólo queremos que lo disfrutes, sin importarnos el cómo ni el cuánto. No hay límite de kilómetros.

Y, por supuesto, la flexibilidad también es poder cambiar de coche cuando lo necesites o te apetezca. Con Cardive puedes cambiar de coche cada mes o cancelarla cuando no creas que no vas a necesitarlo más. Sin dar explicaciones. Nadie te mirará mal porque esa es la esencia del coche por suscripción: que tu coche se adapte a tus necesidades y no al revés. El coche por suscripción ha llegado para quedarse porque gente como tú lo necesita y exige decir adiós a las permanencias y dar la bienvenida a la flexibilidad. ¿Te apuntas?