El compañero de viaje perfecto para el aficionado al golf

Por Javier Herrero

Jugador profesional de golf

Está el coche ideal para ir a la playa, el coche perfecto para moverte por la ciudad, el todoterreno con el que te irías a esquiar …y, por supuesto, el coche ideal para los que no podemos despegarnos de los palos y aprovechar la más mínima ocasión para echar unas bolas. Y aunque hay un modelo que lleva por nombre el de este maravilloso deporte, no es precisamente el Golf de Volkswagen el que encarna todas las características que todo amante al golf le pide a este coche. De hecho, el origen del nombre del Golf parece que está en un fenómeno geográfico más que en los gustos deportivos de sus directivos.

Si eres un aficionado al golf ya veterano, seguro que estás de acuerdo con casi todos los consejos que voy a dar. Y si estás empezando ahora y te estás planteando cambiar de coche, toma buena nota de lo que no debe faltar en el coche ideal para el golfista.

Aunque para empezar te recomendaré que te olvides de comprar y hagas como yo suscribiéndote a tu próximo coche, entre otras cosas porque con el coche por suscripción tienes toda la flexibilidad que necesitas y porque con Cardive puedes recorrer tantos kilómetros necesites, que España es muy grande y hay preciosos campos distribuidos a lo largo de toda su geografía.

1.  Maletero grande y de acceso cómodo para los palos

Fundamental. Es obvio que el maletero debe ser lo suficientemente grande para que quepa todo el material …y los palos no son precisamente pequeños, pero casi tan importante es que el acceso sea cómodo, con el suelo del maletero a la altura de la boca del portón, para que tanto meter como sacar los palos sea una operación lo más sencilla y cómoda posible.

2. Bien preparado para salir del asfalto

Todos tenemos en mente los lujosos accesos con hermosas calles a determinados clubes de golf, pero los que nos movemos por los campos de España sabemos que no todos tienen un acceso o un aparcamiento sencillo y algunos de ellos tienen un poco dejado este aspecto. Por ello no está demás que el vehículo esté bien preparado para salir del asfalto y no tengamos sorpresas desagradables, que después de un buen partido lo que menos apetece es tener que cambiar un neumático.

3. Que gaste poco

Para los que tenemos que desplazarnos de un punto a otro de la península para participar en los distintos torneos, recorrernos toda España supone un gasto extra que se nota en el bolsillo. Por eso es importante que el coche no sea tragón y así los esfuerzos económicos los destinamos a otros gastos también muy necesarios.

4. Respetuoso con el medio ambiente

Los golfistas tenemos la suerte de practicar un deporte al aire libre y en plena naturaleza. Por ello nos gusta que el coche que conducimos sea consecuente con este estilo de vida. Afortunadamente cada vez hay más opciones entre híbridos autorrecargables, enchufables, eléctricos, de gas natural…

5. Tecnológico

Y seguro. Es increíble la cantidad de dispositivos que incorporan los coches actuales que nos permiten circular con más seguridad, avisándonos si otro coche se acerca a nosotros por un ángulo muerto o corrigiendo la trayectoria si nos despistamos.

6. Cómodo

Los golfistas sufrimos mucho de la espalda y necesitamos un coche cómodo, con unos asientos confortables en los que pasamos horas sentados después de torneos y entrenamientos. Llegará el día en que los asientos hagan el papel del fisioterapeuta, pero mientras tanto por lo menos que los ratos al volante no contribuyan a incrementar el cansancio.

Y si eres un ideciso al que le gusta ir cambiando de coche, te suscribes en Cardive, donde pagas una cuota mensual en la que está incluido el seguro, el mantenimiento, todos los impuestos y no tienes límites de kilometraje. Y no te exigen permanencia. Se llama coche por suscripción y dicen que es el futuro ...aunque para algunos como yo ya es el presente.