Jeep: la marca que dio nombre a una nueva forma de entender el coche

Coloquialmente, cuando hablamos de un “jeep” no tenemos por qué estar hablando necesariamente de esta marca concreta de coches, sino que la mayoría entendemos que se trata de un coche todoterreno bien preparado para salir del asfalto.

Son pocas las marcas que han conseguido el gran éxito de que el gran público denomine a un producto con el nombre de la propia marca; ahí tenemos al post-it, la aspirina o el gelocatil, el jacuzzi o incluso el pin-pon. Nos encantaría que dentro de unos años al acto de reservar un coche por suscripción se le llame “hacerse un Cardive”, pero sin duda será un camino difícil.

Jeep nació hace 80 años, durante la II Guerra Mundial, cuando la antigua Willys-Overland Co. firmó un contrato con el Departamento de Guerra de los Estados Unidos para comenzar la producción del primer vehículo militar Jeep. El mismísimo general Marshall definió al Jeep (que todavía ni siquiera se denominaba así) como la mayor contribución de Estados Unidos a la guerra. Su gran manejabilidad y habilidad para circular por todo tipo de terrenos se volvió legendaria en todos los continentes y, desde entonces, se ha quedado en exclusiva con la patente del nombre de este tipo de coches. También los llamamos todoterreno o 4x4, pero si decimos “jeep” la inmensa mayoría entenderán de qué tipo de coche hablamos.

Hoy en día quedan pocos todoterrenos puros y lo que ha invadido nuestras carreteras son los denominados SUV. Este nombre responde a las siglas de Sport Utility Vehicle y, más allá de su definición exacta, todos entendemos que son coches más elevados y, por tanto, mejor preparados para salvar obstáculos (ya sea una pequeña piedra o una gran acera), con ciertas protecciones en los bajos o en los pasos de ruedas y que no necesariamente tienen tracción a las cuatro ruedas.

Jeep Renegade y Compass por suscripción en Cardive

Si bien Jeep continúa teniendo en su gama todoterrenos puros (las versiones Trailhawk son míticas para los amantes de los caminos complicados), su oferta de SUV es una de las más atractivas del mercado. En pocos días (este mismo mes de octubre) tendremos en el catálogo de Cardive los Jeep Compass y Renegade, con una suscripción mensual que parte de los 543 euros mensuales. Renegade y Compass son los dos Jeeps más europeos por tamaño, prestaciones y concepción. Ambos ofrecen la cara más urbanita y versátil de Jeep, en formato más contenido el Renegade (4,23 metros de largo) y un poquito más grande el Compass (4,40 m).

Si ya te suscribes a Amazon Prime o a Disney+ para que tus hijos vean las últimas películas de dibujos animados, ahora el siguiente paso es suscribirte a tu próximo Jeep, pagando una cuota mensual que conoces de antemano y sin sorpresas. Te das de alta, te suscribes mes a mes hasta que dejas de necesitar tu Compass o bien hasta que decidas que lo que necesitas es un coche urbano y eléctrico, y entonces vuelves a consultar el catálogo de Cardive. La cuota incluye el seguro, el mantenimiento, los impuestos y, lo mejor de todo, no tienes límite de kilómetros, porque ya sabes que un Jeep te invita a hacer largos viajes y a disfrutarlo dónde y con quien tú quieras.