Manual para olvidarte de la ITV: del invento de un barcelonés de 17 años al coche por suscripción

Si eres de los que sufren sudores fríos cuando ve en su parabrisas que la fecha de la ITV está al caer, esta es tu entrada: las interminables colas el sábado por la mañana, la incertidumbre de si el coche seguirá dando la talla, tu cuñado diciéndote que hagas el trayecto en segunda y “dándole tralla” al coche para que suelte toda la carbonilla…

Todo tiene solución en esta vida y aquí te vamos a dar algunas de ellas. Para empezar te contamos la historia de Ricard Guillem, un chaval barcelonés de 17 años (no es una errata, sólo 17 añitos) que fundó Cafler junto con un inversor (Íñigo Diego) con bastante experiencia en el mundo del automóvil. Ricard estaba hablando con un tío suyo que tenía una red de talleres y este le comentó las dificultades que tenían para coordinar el trabajo cuando sus clientes les pedían que el taller pasase la ITV por ellos. Ricard es un apasionado de la tecnología e ideó un sistema para coordinar que un conductor profesional recoja el vehículo el día y hora indicados en el punto deseado y se encargue de pasar la ITV.

Porque como has deducido de esta idea, una de las soluciones que ya practica mucha gente es pedir a su taller de confianza que haga el trámite por ellos. Y tu taller de confianza tiene toda la predisposición, que para eso se ha ganado “tu confianza”, pero no suele tener personal suficiente para ello. Eso sí, dicen las malas lenguas que los talleres “consiguen milagros” con las ITV. Por si acaso, ten el coche en perfecto estado, que el que más lo va a gradecer eres tú.

Una de las cosas que más despista al conductor, además de la disparidad de criterio, es la diferencia de precios de unas ITV a otras. Si no te importa hacer unos kilómetros extra y no eres muy exigente con la hora, en las páginas con cupones descuento para casi cualquier cosa puedes encontrar precios más asequibles que hagan este trago más llevadero para el bolsillo.

…pero lo mejor es elegir coche por suscripción y tachar la ITV de tu lista de tareas

Entre tú y yo, lo mejor para aliviar un problema es eliminarlo de la ecuación. ¿Y si te olvidases del mantenimiento, del seguro y de la ITV para siempre? Claro que es posible. Con el coche por suscripción Cardive todos estos conceptos los tienes incluidos en la cuota mensual. Entre otras cosas porque en Cardive siempre conduces coches nuevos o prácticamente nuevos, que además de no necesitar mantenimientos ni ITV, te ofrecen la confianza y la seguridad que sólo tienes con un coche nuevo. Y todo ello sin límite de kilómetros y pudiendo cambiar de coche cada mes.

¿Qué como es eso? Entras en Cardive.es y te registras. Echas un vistazo al catálogo, que está en constante evolución. Buscas el coche que mejor te encaje, te suscribes …y a disfrutar. Cada mes podrás decidir si sigues con tu suscripción, si cambias de coche o si te das de baja. En cualquiera de los tres casos, el coche por suscripción será tu solución de movilidad en la que la ITV no es una preocupación.

Y no sólo eso, ahorras pasta. Ni ITV, ni talleres, ni créditos, ni préstamos, ni entradas, ni recargos por kilometraje. Haz cuentas porque además de una solución más cómoda, el coche por suscripción puede ser una alternativa más económica que la compra o el renting. ¿Te animas a conocernos?