Te gusta cambiar de marca …y lo sabes. ¿Y si te suscribes a tu próximo coche y lo cambias cuando lo necesites?

Dice el Observatorio Cetelem 2021 que sólo el 26% de los compradores españoles se declara fiel a su marca de coches …y eso que la fidelidad no es precisamente un atributo en el que seamos totalmente sinceros. Por mucho que nos guste nuestro un coche actual, quien más quien menos ha deseado en alguna ocasión poder cambiarlo por uno más compacto y eléctrico para ir al centro de la ciudad o tener un SUV familiar para irte de vacaciones sin mirar qué dejas atrás. Eso es el coche por suscripción.

Y no está mal que te mantengas inalterablemente fiel a tu marca de toda la vida. Te sientes a gusto con tu Volkswagen, encuentras todos los botones donde tú quieres que estén y te gusta su confort de rodadura, pero… ¿y si pudieras cambiar un mes al año a un BMW Serie1 para luego volver a tu T-Cross? Cardive te permite darte ese capricho, apostando por el modelo que más te gusta durante todo el año, pero dándote la posibilidad de cambiar cuando lo necesitas, cuando tus circunstancias cambian …o simplemente cuando tienes un antojo. Sin rendir cuentas a nadie ni que te miren mal por ello.

A todos nos gusta sentirnos seguros e identificados con nuestro coche, pero tú y yo sabemos que también nos gusta darnos un capricho de vez en cuando y cambiar de aires para luego volver a la zona de confort. El sistema del coche por suscripción te permite esa flexibilidad sin que tengas que preocuparte por cuántos kilómetros has hecho ese mes. Cardive es la mejor alternativa a comprar o alquilar un coche, con una cuota mensual flexible en función del modelo que elijas y sin permanencia. Eliges el coche que necesitas mes a mes y lo usas hasta que decidas que ya no lo necesitas.

Los renting tradicionales tampoco se ajustan a lo que necesitas

Porque ya bastantes ataduras tenemos en nuestras vidas como para tener que estar también atado a un coche. Hace tiempo que tienes claro que no quieres un coche en propiedad. Quieres olvidarte del impuesto de circulación, del seguro, de los mantenimientos, del engorro de vender el coche cuando necesitas cambiarlo…

Los renting tradicionales te exigen un tiempo de permanencia (y fidelidad) que tampoco se ajusta a lo que necesitas. El coche por suscripción te da la libertad de decidir cada mes si quieres seguir con tu coche actual, si lo cambias y, por supuesto, si te das de baja y vuelves al redil. Porque no hay mejor fidelidad a una marca que la elegida en libertad y sin ataduras.