Si vender tu coche te supone una pesadilla, pásate al coche por suscripción

Cuando uno no quiere quemarse en la playa, o bien se pone a la sombra o bien se pone una buena crema con protección 50. De la misma manera, si vender tu coche supone una pesadilla y no quieres volver a pasar por ella, lo mejor que puedes hacer es liberarte de la propiedad y no volver a comprar otro. En tu misma situación se encontraban muchos de los actuales clientes de Cardive que ya disfrutan de un coche por suscripción y créenos, no volverán a tropezar en la misma piedra.

Seguro que te sientes identificado con esta situación: quieres cambiar de coche, pero para ello necesitas el “empujoncito económico” que supondrá la venta del actual. Lo que te ofrece el concesionario no te convence. Tanto ellos como tú sabéis que tu coche vale más, pero si quieres olvidarte del tema de forma rápida e indolora, tienes que pagar este peaje.

…pero necesitas más pasta, así que pasamos a la siguiente pantalla: ¿Dónde lo anuncio? ¿Debo acceder a que los interesados hagan una prueba de conducción? ¿Y los contratos y el papeleo? ¿Quién se encarga? ¿Cuánta garantía tengo que ofrecer? ¿Cuánto me pagan? ¿Cómo me pagan? ¿Cuándo me pagan? ¿Y si le pasa algo al coche en el año siguiente? ¿Quién decide quién tiene que pagar por esa avería?

Muchas preguntas y pocas respuestas que te convenzan, porque lo único que quieres es que te paguen un dinero justo por el coche, que por cierto está en buen estado, y poder rebajar la factura del nuevo …que dentro de unos años te dará los mismos problemas. Ya lo dice el sabio refranero español: "Ay, Manolete, si no sabes torear pa´ qué te metes".

Con el coche por suscripción tú pagas una cuota mensual en la que está incluido el seguro, el mantenimiento, los impuestos y, en el caso de Cardive, no tienes límite de kilómetros. Tú sólo te ocupas de disfrutar del coche y cuando necesitas otro tipo de coche distinto o simplemente ya no lo necesitas, cambias el coche o das de baja tu suscripción. Punto. Sin dar explicaciones a nadie, sin papeleos. Porque las preocupaciones son cosas del pasado y lo que necesitas ahora son soluciones que se ajusten a tu ritmo de vida.